Formspring.me: preguntame lo que quieras

Cuando ya todos pensábamos que no se podían crear más redes sociales porque el mercado está saturado con sitios como Facebook, Twitter, Tumblr, MySpace, LinkedIn y un largo etcétera, ahora aparece Formspring.me, una nueva plataforma de corte social que empuja aún más los límites de lo que es público y privado.

Se trata de una red social en la que un usuario se registra, completa algunos datos personales (muy parecido a la Bio de Twitter) y se sienta a esperar que otros usuarios (anónimos o registrados) le envíen preguntas. Estas preguntas van a parar directamente a un Inbox, de dónde el usuario decidirá contestarlas, borrarlas o dejarlas en espera.

Así contado suena a una estupidez tamaño casa. Sin embargo, en los últimos días Formspring ha estado en boca de todos y su popularidad ha crecido o al menos mucha gente se ha animado a abrirse una cuenta. Con respecto a las preguntas, las hay de todos los colores y sabores: personales, sexuales, de trabajo, del futuro, del pasado, triviales, escatológicas… y también con mucha mala leche.

¿Qué es lo que nos lleva a exponernos a que otros nos interroguen sobre nuestro ser? Quizás la necesidad de conocer cuál es la imagen que proyectamos en el otro. Lo que ahora se llama “reputación online”, que también existe en la vida real (a no olvidarse de eso) pero que en Internet constantemente se promociona como una competencia de popularidad. El que tiene más “seguidores” en Twitter, el que tiene más “fans” en Facebook, el que tiene más “amigos” en MySpace, el que tiene más “contactos” en LinkedIn. La reputación, el reflejo de la identidad digital y el propio ego se miden en números. Ahora con Formspring, podemos también sondear lo que la gente piensa de nosotros basándonos en el tipo de preguntas que nos formulan.

Es adictivo y destructivo a la vez. Es el juego de “Verdad, Consecuencia” llevado a la red. Quien se pone en el tapete para ser interrogado sabe bien a lo que se somete. Es una fama buscada y creada en base a la sobreexposición de nuestra propia vida. Ya dejamos de ser sujetos anónimos para convertirnos en pequeñas celebridades de la web, con nuestra propia conferencia de prensa, tal cual es Formspring.

No puedo vaticinar cuál será el futuro de esta plataforma ya que ejemplos abundan sobre la aparición y desaparición de sitios de estas características. En principio, Formspring necesita mejorar muchísimo la experiencia de usuario y su performance en general, porque está plagado de bugs y fallas que no van a resistir un gran volumen de tráfico, como el que se les está generando en esta instancia de su existencia.

Eso sería en cuanto a la parte técnica. En cuanto a su funcionamiento como red social, lo veo aún más complejo. Sinceramente me parece una carnicería innecesaria que sólo va a dejar centenas de corazones rotos, desilusionados  al conocer cuán hostil se puede convertir alguien detrás de una pantalla.

Quisiera encontrarle un uso más fructífero y menos “carroñero” a esta herramienta. Espero que sus creadores y desarrolladores encuentren la forma de que evolucione hacia algo útil y posiblemente rentable. Por el momento, sólo se trata de otro”juguetito” social más,  para diversión y entretenimiento online. Pero como dicen los de Gawker, antes de usarse debería desplegar la siguiente advertencia: “Cuidado. Podría ocasionar diarrea lingüística, intelectual y emocional.”

2 comentarios en “Formspring.me: preguntame lo que quieras

  1. Anibal
    08/01/2010 at 18:06

    me parece q por ahora de la forma q esta hecho es mas para jugar. Le faltan filtros, categorias, fecha de apertura y clausura (como para hacer una entrevista online… ), etc