De cómo Google Wave puede transformar el periodismo

Para los que todavía no están enterados, Google acaba de presentar una versión beta de su nuevo software al que han decidido llamarlo Wave (ola). ¿En qué consiste? Digamos que es un programa que funciona online y que es una combinación de e-mail, mensajería instantánea, RSS, documentos y otros servicios que en una única gran pantalla interactúan con uno o varios usuarios. Es una herramienta decididamente orientada al trabajo colaborativo, con la que se puede manejar un amplio número de contactos y mantener un gran volumen de mensajes y conversaciones ordenados y organizados a fin de facilitar su posterior búsqueda.

Por lo tanto, siendo la colaboración una de sus características principales, es de esperar que los equipos periodísticos y de comunicación sean uno de los grupos de trabajo que mejor provecho puedan sacar de este software.

El diario Los Angeles Times es uno de los pocos privilegiados (hasta ahora) que ha podido testear este programa durante un par de meses y parece que le dieron un OK bastante grande ya que se animan a rotular a Wave como una de las herramientas que va a transformar al periodismo (¿no era Twitter el que renovaba al periodismo?).

Así que aquí los dejo con mi traducción de la nota publicada el 30 de Septiembre, en la que tiran algunas ideas interesantes y otras un poco intimidantes acerca del uso de Google Wave en las redacciones:

El mundo tecnológico se inunda de entusiasmo a causa del lanzamiento de 100,000 invitaciones programadas para hoy para poder probar Google Wave.

Parece que todo el mundo rumorea acerca de cómo ésta herramienta web colaborativa revolucionará la forma en que hacemos negocios, organizamos fiestas, administramos proyectos con amigos, hacemos trampa con la tarea y comercializamos marcas (créannos, hemos visto los comunicados de prensa, en plural). El término “Google Wave” ha estado en la cima de los tópicos más calientes de Twitter todo el día.

Durante los últimos dos meses, mientras estuvimos probando la versión de muestra para desarrolladores, también hablábamos entre nosotros acerca de cómo esta cosa podría cambiar (o sumar a) lo que hacemos. Así que, aquí les presentamos una lista de algunas de las ideas locas que concebimos al usar Wave.

Reportería colaborativa: notarán que los pie de autor dobles no son muy comunes. Eso pasa porque intentar la co-autoría de un artículo apesta.

El proceso usualmente requiere que un reportero haga las entrevistas e investigue un par de cosas y que el otro siga a un grupo diferente de fuentes y que por último combinen sus hallazgos hacia el final. Esto puede terminar en una desordenada pieza de investigación no relacionada e incompatible que, o se tira o se parcha de alguna forma muy torpe.

No vamos a escribir un e-mail a nuestros co-autores por cada nuevo párrafo o detalle de último momento que encontremos. Pero si estamos compartiendo un cuaderno virtual, podemos echar un vistazo… o buscar las conclusiones más nuevas  mientras ellos están logueados, hacer comentarios y resaltar nuestras partes favoritas.

Entonces, cuando hablamos de escribir, podemos reacomodar y discutir el flujo del artículo en un mismo software. Gracias a la apertura de Wave, las piezas colaborativas entre bloggers se volverían más usuales.

Grabar y archivar entrevistas: así como los reporteros hacen entrevistas y frenéticamente apuntan notas día a día, nosotros comenzamos a desarrollar nuestra propia taquigrafía. A los de afuera, les va a parecer como una especie de lenguaje extraterrestre.

Si Google conectara su Servicio de Llamadas de Voz con Wave, podríamos fácilmente insertar grabaciones de llamadas, correos de voz y mensajes de texto en nuestras notas. Los fundadores de Wave, los hermanos Jens y Lars Rasmussen,  en una discusión pasada indicaron que Google estaba buscando formas de conectar varios de sus productos con la plataforma Wave.

Una extensión tercerizada para Wave  de nombre Ribbit permite a los usuarios iniciar llamadas en conferencia adentro del programa así como también la posibilidad de llamar a un número telefónico designado y tener el audio transcripto al documento.

Edición en vivo: amamos a nuestros editores (de verdad). Pero a veces algunas cosas cruciales son cambiadas de modo tal que nos perdemos en la lectura de repaso final y en raras ocasiones, cambiadas para mal.

Google Wave marca claramente las actualizaciones en los documentos y nos permite visualizar una linea de tiempo de estos cambios. Eventualmente –una vez que Google agregue la opción — los usuarios podrán revertir a un punto específico en el tiempo. Y los redactores más apasionados podrían mirar en vivo cómo los editores modifican documentos y responden a preguntas o cambios.

Actualización inteligente de artículos : échenle un vistazo a un blog de noticias urgentes como el L.A.Now o The Lede del New York Times. Avanzando a través de la página, probablemente verán la palabra “actualizado” en negrita una y otra vez.

En vez de crear una nueva entrada para cada noticia que luego no será cubierta en un artículo de último minuto, el blog publica una actualización para aclarar cuales párrafos han sido modificados o corregidos objetivamente.

La opción de la línea de tiempo permitiría a los usuarios chequear intuitivamente versiones anteriores de una entrada y ver exactamente lo que fue modificado y porqué.

Debatir mientras se lee: todos los blogs del Times y muchas de las historias en el sitio web tienen áreas donde los lectores pueden dejar sus comentarios. Estas son simplemente pizarras de mensajes estáticas.

A nosotros nos llegan muchos comentarios diciendo “Eso es estúpido” o “Estás totalmente equivocado”. Lo que nos lleva a pensar ¿ah, qué parte?

Wave le permite a los usuarios dejar comentarios en determinados párrafos, frases o palabras. Esto habilitaría a los lectores a discutir pasajes mientras los leen y aclarar a cuáles secciones se están refiriendo.

Proceso de redacción transparente: muchos lectores manifiestan estar genuinamente interesados en cómo los periodistas coordinan una nota. Ese hecho fue puesto en evidencia el domingo pasado cuando lectores curiosos se quedaron pasmados con la publicación accidental que hizo la Associated Press de las notas de un reportero sobre la noticia de Roman Polanski.

¿Qué tal si dejáramos que nuestros lectores puedan mirar el texto mientras lo escribimos? En nuestras pruebas, encontramos que es un vistazo fascinante a los hábitos de escritura y las mentes de nuestros socios. Es también reconfortante saber que no somos los únicos que tienen problemas para deletrear la palabra “etiqueta”.

Tal vez podamos ir un paso más lejos y dejar que los observadores comenten a lo largo del proceso de redacción. Los lectores podrían ayudar a modelar un artículo.

Encuestas instantáneas: de vez en cuando, a los bloggers les gusta encuestar a sus lectores. Pero obtener una muestra decente lleva su tiempo.

Es de suponer que — una vez que Google encienda su compatibilidad con plataformas de e-mail standard — la gente practicamente vivirá dentro del software de Wave. Podríamos sacar una encuesta usando la extensión llamada Polly e instantáneamente comenzar a jalar el feedback.

Agregador de noticias Wiki: ahora nos vamos a distanciar un poco, pero permitir a nuestros lectores reacomodar nuestra página de inicio sería un experimento interesante. Por supuesto, siempre está la preocupación de que algunos enlaces desagradables puedan ser inyectados allí. Incluso hasta la Wikipedia es propensa a los embaucadores destructivos.

¿Tienen algunas ideas de cómo Wave podría ser usado para modificar la reunión de noticias? ¿Cómo podría cambiar tu trabajo? Háganlo saber en los comentarios.

Uberblogged

Licenciada en Comunicación Social. Trabajando en Social Media, MKT y Comunicación Digital. Blogger.