El Solista: de periodismo y héroes urbanos

Anoche fui al cine a ver “El Solista” (The Soloist), un film de Joe Wright protagonizado por Robert Downey Jr. (Chaplin, Iron Man) y Jamie Foxx (Colateral, Ray). Al parecer se estrenó hace unos cuantos meses, así que ni idea de por qué está en cartel ahora… De todos modos, escribiré aquí una breve reseña de la misma, simplemente porque se trata de una película más en la que un periodista es parte principal de la historia.

Todo comienza con Steve López (R.Downey Jr.), un desbolado reportero del diario Los Angeles Times preocupado en la búsqueda de un artículo para escribir, cuando se topa con el desamparado Nathaniel Anthony Ayers (J.Foxx) que deambula con su carro de cacharros por la ciudad de la furia, tocando el violín a cambio de unas monedas para sobrevivir.

En algún momento, Steve López recibe el dato de que  Ayers podría haber asistido al afamado y prestigioso Conservatorio de Música neoyorquino conocido como Juilliard, y cuando lo confirma se da cuenta que ha conseguido una gran historia para publicar. Sin embargo, reconstruir las razones por las que Nathaniel Ayers abandonó su carrera musical y terminó como un linyera no será tarea fácil, como en un primer momento se imagina el periodista.

Las actuaciones de Robert Downey Jr. y Jamie Foxx son excelentes y cada uno en lo suyo nos hace vivir la sensación de ser o un periodista con su paciencia puesta a prueba cada minuto o un sin-techo librado a la suerte de su propia mente aturdida. “El Solista” también nos muestra una faceta de la ciudad de Los Angeles muy pocas veces expuesta en los medios masivos de comunicación. Es el “gran Los Angeles”, un mundo aparte de ciudadanos marginados, aquejados por el alcoholismo, la droga y las enfermedades mentales. Muy lejos de la abundancia y el glamour del Hollywood que ya todos conocemos, esta película me hizo sentir de a ratos que estaba viendo un noticiero de la Argentina.

Sin embargo, se trata de un film que se queda en la ambivalencia entre la historia de Nathaniel y el lado oscuro de Los Angeles que pretende documentar. Es decir, son como dos historias demasiado ricas en sí mismas que intentan coexistir en un único relato, pero que al mezclarse nos dejan con un sabor a poco, como que no terminaron de resolverse en lo que era su objetivo inicial. No obstante, es una película digna de ver por las actuaciones del dúo principal y en general, por el punto de vista de una metrópolis de la que sólo nos llegan sus luces pero no sus sombras.

Uberblogged

Licenciada en Comunicación Social. Trabajando en Social Media, MKT y Comunicación Digital. Blogger.

One Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Comments are closed.