La verdad sobre la traducción de Twitter

Hace un par de semanas, cuando Twitter anunció a todo el mundo que comenzaría con la aventura de traducir su sitio web (en inglés) a los idiomas más populares, y que ésta traducción se realizaría en base a la colaboración de los usuarios que quisieran participar, la polémica se desató y las aguas no tardaron en dividirse.

Por un lado, los “fanboys” y las “fangirls” del pajarito azul no titubearon ni un minuto en completar el formulario de inscripción para alistarse entre las huestes de intérpretes freelance, mientras que los más escépticos optaron por ver a esta movida como una “avivada” por parte de Twitter para obtener “traducción gratis” y así ahorrarse unos cuantos miles de verdes en traductores profesionales.

En lo que a mí respecta, la idea me pareció muy buena. Se hacía obvio que al igual que pasó con Facebook, Twitter necesitaba estar disponible en otros idiomas para que más gente tuviera la posibilidad de sumarse al servicio. Pero fiel a mi costumbre de llevar la contra, me enlisté del lado de los desconfiados y no tardé en dudar de las verdaderas intenciones de Twitter.

No es que me preocupara el “trabajo gratis” del que se quejaban los descreídos, sino más bien la calidad de las traducciones. Me preguntaba si realmente era posible que una empresa, que de momento se encuentra en la cima de la montaña, dejara librada la traducción de su comunicación oficial a manos de amateurs.

Me preguntaba si realmente era posible lograr, entre tantas personas con diferente nivel educativo y profesional, una traducción certera y coherente de los contenidos del sitio y no un desmadre de modismos y localismos típicos de un idioma tan extenso como lo es, en nuestro caso, el español.

Por lo tanto, sin hacer demasiado caso a los dimes y diretes, me inscribí para participar de la traducción colectiva de la estrella del microblogging. Ya había escuchado cosas como “yo colaboro con Twitter porque siento que debo devolverles un poco de todo lo que ellos me han brindado con su servicio” y otras como “sólo hay que traducir unas cuantas palabritas. El sitio no es tan grande. Vale la pena hacerlo y no significa trabajar gratis.”

A pocos días de apuntarme en el sitio recibí la autorización para comenzar a traducir y también se colocó una insignia virtual que ahora aparece en mi perfil, a modo de gafete. La interfaz de mi página de usuario se modificó al agregarse una pestaña lateral donde puedo ver las opciones de traducción.

interfaz_traduccion

Cómo luce el perfil de un traductor de Twitter

Existen dos formas de realizar ésta tarea: por páginas individuales o el sitio completo. Cada elemento traducido se guarda y se puede detener la traducción para luego retomarla en otro momento. La interfaz de traducción es muy simple de usar. Si no se sabe o no se puede traducir un elemento se pasa al siguiente y ya. Cuando elegís la opción de traducir el sitio completo, se puede visualizar una barra de progreso al principio de la página. La cantidad de elementos a traducir es de 1401 y existen 11 niveles de traductor. Cuantos más elementos se traducen, más se avanza en los niveles, siendo el nivel 11 el máximo alcanzado.

Al momento me encuentro en el nivel 10; llevo alrededor de siete días seguidos de trabajo, un par de horas al día. Y es aquí donde yo descubro el gran secreto detrás de la gran movida de Twitter: no se trata de personas trabajando gratis ni de una empresa reduciendo presupuesto y aprovechándose de sus clientes. Se trata nada más y nada menos que de un enorme plan de marketing y de fidelización de usuarios, enfocado en su expansión mundial como servicio, en la consolidación de la relación cliente-empresa y en todo el buzz posible que esto pueda generar. ¿O ya no se acuerdan de los documentos publicados por TechCrunch un par de meses atrás? ¿Aquellos borradores en los que Twitter se planteaba como objetivo a largo plazo convertirse en el “pulso del mundo”?

Algunos se preguntarán si Twitter todavía necesita que se hable de él, y yo opino que sí. Twitter aún no es Facebook, sobre todo en lugares fuera de los Estados Unidos. La campaña de evangelización debe continuar y qué mejor que hacerlo a través de los usuarios, que en épocas de Social Media, sus opiniones son las que más se valoran para este tipo de servicios.

Entonces, ¿por qué arribo yo a estas conclusiones? Nada más decir que la traducción de Twitter se torna una carga pesada de soportar cuando pasas el nivel 6. Todos los que imaginaban que se trataría solamente de traducir cosas como “Tweets”, “Followers” o “@Replies” se equivocaron feo. Además de traducir tales obviedades, el sitio completo de Twitter no se termina en la homepage, sino que posee una gran cantidad de secciones y mensajes internos que la mayoría de los usuarios regulares no vemos ni leemos.

También forman parte de los contenidos los Términos de Servicio y las Políticas de Privacidad, cuyos textos interminables redactados en el más puro lenguaje legal, de seguro no les será familiar a la mayoría de los intérpretes amateur. Por lo tanto, dada la complejidad y la cantidad de elementos que necesitan de traducción, estoy en condiciones de suponer que muchos de los que habían comenzado con este trabajo, a esta altura deben haber abandonado en el nivel 4 o nivel 6.

¿Pero eso importa? ¡Ni modo! La estrategia de Twitter está diseñada para que el usuario se divierta traduciendo, saltee lo que no sepa, compita con sus pares y si tiene ganas y le da el cuero, llegue al nivel 11 con traducciones de calidad medianamente aceptable. No existe un control ni de ortografía ni de gramática. Sin embargo, debo mencionar que la empresa ha advertido que no permitirá el envío de traducciones intencionalmente incorrectas, como chistes u ofensas.

Lo cierto es que Twitter ha sabido usar muy bien esa imagen “naive” que proyecta gracias a su popular icono, pero sinceramente presiento que hay un horda de traductores profesionales, bien pagos, que están liderando la traducción oficial. Esta traducción formal y sin errores seguramente será cotejada con los textos emitidos por los usuarios para lograr consenso respecto de lo que  “se sienta mejor” en cuanto al uso cotidiano y coloquial de  los distintos idiomas.

En definitiva, luego de experimentar en primera persona la consigna propuesta por Twitter, me queda más que claro que todo este montaje tiene más que ver con instalar un sentido de pertenencia en los usuarios, que con contratarlos como “traductores”.

Uberblogged

Licenciada en Comunicación Social. Trabajando en Social Media, MKT y Comunicación Digital. Blogger.

15 Comments

  1. Pregunta de curioso, ¿saben cómo se hará después la formalización de las traducciones en una sola? Si entendí bien en tu escrito, cada uno traduce completamente el sitio y lo envía, ¿o te aparecen las traducciones que han hecho otros y votan?

    El tema me interesa porque soy parte del grupo de traducción de los programas de Mozilla al español de argentina (es-AR) y mucho de lo que se discute en Mozilla al respecto es cuál es la mejor forma de hacerlo.

    En nuestro caso trabajamos con herramientas colaborativas, más que «competitivas» (no es una crítica, es para explicar cómo trabajamos). Para nosotros hacerlo de forma «competitiva» sería perder recursos, porque no somos tantos y realmente hay un montón de cosas a traducir.

    Y coincido en que es una forma de fidelización de los usuarios.

  2. Hola Guillermo,

    Así es, cada uno traduce lo que quiere y lo que se le da la gana. Lo que vas traduciendo se va guardando y en la barra de progreso ves la cantidad de elementos que ya tradujiste. Por ejemplo te dice “456 de 1401”. En cierta forma me hace sentir que estoy jugando World Of Warcraft, jaja.

    Eso lo ves cuando eliges traducir todo el documento. Hay otra opción que es para traducir por página. En esta se puede ver las opciones enviadas por otros usuarios y elegir la que más se ajuste en tu opinión. Pero no todos los elementos tienen este tipo de opción. Algunos sí y otros no.

    En mi opinión la cuestión es totalmente competitiva, por algo lo de los “niveles”.

  3. Se equivocaron con eso de ponerle niveles a la vista de todos :S

    Para mí, Twitter es una empresa más, como Google, Facebook, etc… que quieren $$.

    Tienen cara de buenos, pero no lo son 🙂

  4. Para mí,que el sitio ya esta totalmente traducido y esto es simplemente para que los fans se sientan realmente parte de twitter. Twitter no es sitio de una ciudad que realmente necesitaría de colaboradores.
    El día que se termine la traducción, cambian los textos por los traducidos por gente profesional, que sabe lo que traduce, agradecé públicamente mostrando todos los nicks de los que participaron y todos felices.
    Que se yo, soy un escéptico quizás, pero dudo que dejen todo a manos de sus fans. Al menos yo no lo haría. Por que no corresponde, y por que me daría vergüenza.

    Saludos y en verdad el post es genial y es lindo tema para debatir.
    @moscarey

  5. Igualmente, para mí no hay que diferenciar entre “fanáticos” y traductores profesionales… o sea, siempre tiene que existir un “supervisor” para evitar traducciones incorrectas, como dice Ursula… sino sería un caos.

    Ahora, el trabajo colaborativo que pueden hacer los usuarios de Twitter puede ser tan bueno o mejor que el que hagan traductores pagados…

    Hay un montón de ejemplos donde el trabajo de la comunidad supera el trabajo que pueden hacer unos pocos contratados… Wikipedia vs. Encarta, por ejemplo.

  6. No uso la web de Twitter, uso TweetDeck quien se ofrece a traducirlo ?

    Fuera de broma, es cierto que se armo bastante revuelo, igualmente no me pondría a traducirlo, pero no le veo nada de malo en que algunos traduzcan y si así lo quieren que lo hagan gratis. Igualmente si es cierto que por poco y no proponen mandarlos a la hoguera solo por eso.

    Gran parte de Internet se mueve de forma colaborativa.

    Coincido con @Guillermo, en cuanto al desperdicio de esfuerzos del método.

    También con @Spamloco sobre que un trabajo pago vs gratuito no es directamente seguridad de calidad.

  7. hola traductor “amateur”, no le ganas a nadie despreciando a los demás que hacen su trabajo y que de seguro tienen más conocimientos de idioma inglés que tú.

    asi que “amateur” a tu casa

  8. @cristian al menos estan haciendo mucho más que tú , de seguro tu solo saber escribir desvarios en cualquier post y como siempre DANDO LA CONTRA para hacerte EL INTERESANTE, EL SABELOTODO . despierta hueón

  9. Yo no creo que sea algo malo , creo que todos salen ganando. El traductor gana alguna reputacion online y twitter gana traduciones gratis 😀 .

    No era esa la primicia de la web? Sharing… networking.

    Perdon por mi español horrible, yo soy de Brasil.

    Gabriel

  10. La jugada de Twitter me parece brillante!
    No sólo logra que sus usuarios experimenten una sensación de pertenencia, si no también publicidad.
    Muy buen artículo, felicitaciones.

    Saludos!

  11. Yo si fuera empresa y tengo a varios usuarios que me quieren traducir la aplicación sin pagarles un mango. Lo hago.

    Yo, como usuario, no tengo tiempo para traducir una app privada. Si al menos fuera algo colaborativo y de código abierto…

  12. Pero una cosa es ser empresa cualquiera y otra es ser “Twitter”. Ellos están en el ojo de todos.

    Cuando pongan los otros idiomas online todo el mundo va a ir a ver para criticar. Si tradujeron bien esto o lo otro. Por lo cual, creo que no se puede salir así nomás, con una traducción cualquiera.

    Sigo creyendo que todo fue una movida de marketing para fidelizar a los usuarios. Fue una idea MUY MUY BUENA y me sorprendieron, porque van a la cabeza de muchas empresas que están lidiando con lo que es Social Media.

    En eso le están dando cátedra a todos.

  13. Quieren mostrar una cara buena, una especie de “Twitter es de todos”, en este sentido me parece que está bien que lo hagan… están en el Top 15 de los sitios más visitados de internet y siguen iguales que al principio.

    Podrían estar ganando mucho con publicidad y sin embargo están teniendo mucho cuidado con eso, la gente/empresas que lo están manteniendo seguro están ganando por otro lado. O tal vez estén esperando el momento indicado para implementarla, cuando Twitter sea 10 veces lo que es ahora.

    Como dice Gabriel, ellos ganan en ruido y el que traduce se gana alguna reputación.

  14. Pingback: Bitacoras.com

Comments are closed.